Noticias más recientes

Vista por uno mismo

La existencia de una caja de madera tallada, proveniente del Oriente de Tabasco llegó a oídos de Armando Anaya Hernández en Junio de 2001. Posteriormente examinaron la caja Peter Mathews, Stanley Guenter, Raphael Tunesi y Joel Skidmore, así como Nikolai Grube y tres compañeros suyos. En este reporte se incluye el dibujo preliminar de Mathews. (Favor de notar que la forma de la caja se ha idealizado ligeramente en el dibujo. En realidad, los lados de la caja presentan una cierta convexidad.)

Dibujo de campo preliminar

Dibujo de campo preliminar - para imprimir
(En formato Adobe Acrobat Reader)

Descarga gratuita:
Adobe Acrobat Reader

La longitud máxima de la caja es de 29.1 cm., en tanto que su altura es de 7.1 cm. Su anchura máxima actual es de 9.7 cm., aunque originalmente la caja debió tener unos 10.5 cm. de anchura. Sólo sobrevive el "cuerpo" de la caja, pero un reborde que corre a lo largo de su parte superior indica que originalmente tenía una tapa hecha a la medida. Todavía no se sabe qué especie de árbol se utilizó para hacer la caja.

Ésta, al parecer, se halló en una cueva, junto con huesos humanos y piezas de cerámica, así como con cuatro fragmentos de otra caja, hecha también de madera. Estos últimos fragmentos no presentan inscripciones y es muy seguro que hayan constituído otra caja entera, aunque sin tallar. Se nos dijo que la caja tenía cal en su interior. A sugerencia de Raphael Tunesi, nos preguntarnos si en realidad pudiera haberse tratado de fragmentos de estuco, quizás provenientes de un códice. Las dimensiones de la parte interior de la caja son de unos 25 cm. por 9.5 cm., lo que la coloca dentro del rango de las dimensiones de los cuatro códices mayas que han llegado hasta nuestros días. Desafortunadamente, no está claro cuál pudiera haber sido la naturaleza de la cal que contenía la caja.

Dada la naturaleza de la inscripción que ha sobrevivido, resulta evidente que el lado largo que falta de la caja también tenía jeroglíficos, pues la inscripción del lado sobreviviente comienza a mitad de una oración. Esto significa que el texto jeroglífico cubría los cuatro lados de la caja. La parte inferior de la caja es liso (aunque presenta cuatro patas pequeñas).  Desde luego, no se se sabe qué tipo de talla pudo haber tenido la tapa.

Lo que queda del texto hace referencia a un individuo que porta los ilustres títulos Wite' Naah Ajaw (pL2-pM1) y Ochk'in Kaloomte' (pV-pW, pX-pY). Se sabe que estos títulos suelen tener una fuerte asociación con Teotihuacan. El nombre del individuo en cuestión (pL1-pK2 y pU1-pU2) tiene una gran similitud con el de un señor llamado Tajom Uk'ab' Tuun, a quien se menciona en el Pánel 2 de Piedras Negras, en relación con la fecha maya 9.3.16.0.5, 8 Chikchan, 3 Keh (en el año 510 de nuestra era).

La inscripción de la caja aún presenta una fecha (pM2-pN2) la cual, desgraciadamente, se ha erosionado casi por completo, pero que parece haber sido 1 [día] y 6, 7, 8 o 9 [mes]. A la fecha le antecede un corto Número de Distancia de apenas seis días (pN1). Vale la pena hacer notar que, si añadimos seis días a la fecha 8 Chikchan, 3 Keh que aparece en Piedras Negras, se llega a una fecha 1 Chuwen, 9 Keh, que encaja con lo que sobrevive de la fecha en la caja.

De estar en lo correcto, esta caja hace referencia a un señor teotihuacano extremadamente poderoso, que vivió a principios del siglo sexto y quien parece haber sido sucesor de los famosos Siyaj K'ak' y "Lanzadardos Búho", conocidos por textos de cien años antes provenientes del Petén central (ver fragmento del artículo de David Stuart "La Llegada de Extranjeros", en Mesoweb). En la caja, a este peronaje teotihuacano se le nombra como soberano de un individuo local, cuyo nombre tristemente no ha sobrevivido.

Estilísticamente, los glifos son del siglo octavo, lo que hace suponer que el texto se compuso unos 200 años después de los eventos de los que se ocupa. Es posible que la persona que encargó la caja fuera descendiente del señor local que interactuó con Tajom Uk'ab Tuun de Teotihuacan. Actualmente, se siguen estudiando tanto la caja como las implicaciones de su texto.

Sólo se sabe de otra caja precolombina de madera que haya sobrevivido hasta nuestros días. Se le conoce como La Caja de Tortuguero, y también proviene de Tabasco, México.

Noticias más recientes


(haga click para leyenda)













parte superior de la página - página principal