Durante estos procesos de trabajos fue posible recuperar información arqueológica de este sector, entre los que destaca el hallazgo de una tumba en el interior del Templo XIII que por haber sido localizada al interior de un sarcófago, dentro de una cámara mortuoria en el interior de un complejo arquitectónico de grandes dimensiones y de gran calidad en su ejecución, nos permite considerarla como una de las tumbas más ricas hasta entonces descubiertas después de la tumba del Templo de las Inscripciones y que hoy conocemos como el Templo de la Reina Roja.



El Templo de la Reina Roja, Templo XII-A y el Templo de la Calavera. (Foto: Joel Skidmore.)